Plegaria de Bilwi

martes, 29 de mayo de 2012

S.O.S somos BILWI


S.O.S    somos   BILWI


Por: Walter Úbeda Martínez
En un ambiente sofocante por el calor,  se realizaba una plática cotidiana en cualquier barrio  de la ciudad capital de Managua, Nicaragua.

–Y vos Griff ¿donde vivís? -Pregunto doña Dolores
–En Bilwi, Puerto cabezas, -respondió Griff.
–Mira, Griff, cuando te regreses a la costa, necesito que me lleves, una encomienda a mi esposo, Eduardo, él esta trabajando en Enitel de Bluefields  -expreso doña Dolores.
–Yo le dije, doña Dolores, que vivo en Bilwi, Puerto Cabezas -replico Griff.
–Griff  ¿acaso eso no es Bluefields? -pregunto doña Dolores.
–No doña Dolores, Bilwi, esta en la Región Autónoma del Atlántico Norte, ubicada en la parte norte de la Costa Caribe, y  Bluefields queda en el sur.  - respondió Griff.
–Para mí,  Bluefields es la Costa Atlántica. -replico doña Dolores
–No doña Dolores, Bilwi, Puerto Cabezas, también es la Costa Caribe, -aclaro ya molesto Griff.

Mientras tanto a  536  Kilómetros de distancia de la capital de Nicaragua, Managua, en la Región Autónomo del Atlántico Norte, se encuentra, Bilwi, capital de los pueblos Indígenas y comunidades Étnicas de Nicaragua. -En una humilde casita de tambo, con el techo de zinc, carcomido por el salitre, ubicada a la orilla de la bocana de Bilwi, se encontraba Hipólito, un buzo miskito de cuerpo fibroso y pelo amarillento, color que se relaciona con la practica del  buceo a puro pulmón  de años tras años en la aguas del Caribe. -Hipólito, trasmallo en mano, juraba a su esposa que el era descendiente del ultimo Rey Mosco y por eso él se consideraba un miskito, cien por ciento  puro. Deborah esposa de Hipólito, era una negra de labios gruesos, pechos redondos, cintura pequeña, caderas hermosas y resaltadas y piernas bien torneadas, en pocas palabras, tenia un cuerpo escultural propio de la mujer negra, que cuando caminaba lo hacia al ritmo natural del May Pole (Palo de Mayo), Deborah le hacia honor a su descendencia Jamaicana (Jamaiquina), ya que los antepasados de sus padres,  fueron descendientes  de esclavos, pero ellos,  habían nacido en libertad. De esa mezcla de linaje del Rey Mosco, con la sangre de mujer negra de antepasados esclavos, nació su hijo Cliffor, de pelo murruco, piel negra y curiosamente de cuerpo delgadito, quien a sus ochos años de edad, era conocido como el Tuba Lupia (Hijo) de Bilwi.
Hipólito, machete en mano, sacaba astillas de un trozo de pino para encender el fuego, mientras tanto,  Deborah, empezaba a rayar el coco, para sacarle el jugo (leche), que serviría  para condimentar el rondón del almuerzo.


–Mira, Deborah, el alcalde de Bilwi, Puerto Cabezas, no celebro este año 2012, el 83 aniversario de fundación del municipio, acordarte que fuimos elevado a ciudad, el 15 de abril de 1929.  -reflexiono Hipolito.                                                                                                 

–El Tuba Lupia de Cliffor, pego un salto de donde estaba  sentado y grita! El churruco anda en campaña electoral!


–Deborah protesta,- yo siempre he estado en contra de que llevemos por nombre, municipio de Puerto Cabezas, en honor a la reincorporación forzosa de la mosquitia en el año 1894, al territorio nacional, por el  militar Rigoberto Cabezas, bajo el gobierno liberal de José Santo Zelaya, y que por eso,  también le pusieron departamento de Zelaya, ya cumplimos 118 años de incorporados y seguimos abandonados.


Hipólito, ya se había acostado en su hamaca y miraba como su mujer, cocía en una olla, la yuca, el quequisque y el pescado,- Deborah tarareaba una canción en silencio y entre sus manos retorcía  el coco rayado en un trozo de tela, que servía de colador, del cual destilaba la leche de coco, rico condimento que le da un sabor muy especial al rondón comida típica de la Costa Caribe. -Hipólito rompe el silencio:                                                                                                                                                    

–Pero, Deborah, acordarte que a pesar de todo, nuestros antepasados ya le habían puesto a nuestro territorio un nombre  autóctono, desde 1920, nos conocemos como Bilwi, que en lengua Sumo- Mayagna significa “Hoja de Culebra”.
–Bueno, Hipólito, eso si es cierto, somos Bilwi y eso me da orgullo, de tener un nombre autóctono.
–! Somos Bilwi!,! Somos Bilwi!,! Somos Bilwi!,- exclamo el Tuba Lupia de Cliffor.
–Te has fijado, Hipólito, aunque ya llevamos 83 años de estar elevado a ciudad, el municipio de Puerto Cabezas,  y  25 años de estar reconocido legalmente como Región Autónoma del Atlántico Norte, los “Españoles de Nicaragua”, nos siguen confundiendo con Bluefields, cuando se refieren a la Costa  Caribe.
–Esa es otra pendejada que arrecha, -replico, Hipólito, jurídicamente somos reconocido por la Constitución de la República, en su capitulo 6, donde se refiere a los Derechos de las Comunidades de la Costa Atlántica.
–Pero esta mas  que claro, -reforzó  Deborah, el 30 de Octubre de 1987, entro en vigencia la Ley No. 28 “Estatuto de Autonomía, de las dos regiones de la Costa Atlántica de Nicaragua”.
–Yo siempre he dicho,-continuo  Hipólito, que esos “Españoles de Nicaragua,” no saben,  de  historia, ni de  geografía, -porque mira, Deborah, en el capitulo dos del Estatuto de Autonomía, dice claramente, en su art. 6, inciso uno,” La Región Autónoma del Atlántico Norte”... tendrá como sede administrativa la ciudad de Puerto Cabezas.
–Deborah, insiste,  somos Bilwi, así lo deja establecido, sin temor a equivocarme, el titulo dos del Reglamento de la Ley 28, en su capitulo único, art. 4, “Las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur, tienen sus sedes administrativas en la ciudad de Bilwi y Bluefields, respectivamente.”

El Tuba Lupia de Cliffor, vuelve al ataque, con su grito de guerra! Somos Bilwi!,! Somos Bilwi!, Somos Bilwi!

–Ya te oí Lupia (hijo), yo se que somos Bilwi, lo que no lo saben, son los “Españoles del pacifico  de Nicaragua”.-replico, Deborah.
–Hipólito despotrica y agrega, a esos “Españoles del Pacifico” me dan ganas de decirle...

! Usus pata!,! Usus pata!,(comida de zopilote) -dice en tono desafiante el Tuba Lupia de Cliffor.

–Así es Lupia!, Usus pata!,! Usus pata!, -asintió gustoso Hipólito.
–Dama (Viejo), ante tanto desconocimiento y diferencias del  “Español del Pacifico”, parecieran que existieran dos Nicaragua, la Nicaragua del Pacifico  y la Nicaragua del  Caribe.-agrego Deborah.

–Te has preguntado, Deborah, ¿Quien tendrá la culpa de tanto desconocimiento, si es que se le puede llamar así? -interrogo Hipólito.
–Deborah se cuestiono, ¿ Seremos los pobladores  Autóctonos?, ¿Será el Estado de Nicaragua, con su frágil enseñanza en  la materia  de  historia y  geografía de Nicaragua?, ¿ O simplemente han sido las barreras de indiferencia impuestas,  entre los pobladores del pacifico y el Caribe, fomentadas por las políticas históricas de  marginación y abandono de los gobiernos de turno.?

–La verdad de las cosas es que ya tenemos 118 años de estar incorporado, como un solo Estado nicaragüense, 83 años de ser reconocido como municipio  de Puerto Cabezas  y 25 años de tener una Ley de Autonomía con rango Constitucional, y esta triste realidad de abandono y marginación hacia los pobladores de la Costa Caribe, no a cambiado en nada.-reflexiono, Hipólito.
–Dicen que somos una sola Nicaragua, protesto  Deborah, pero la realidad es otra, son dos las Nicaragua, ya que los pobladores de la Costa Caribe, en especial los de BILWI, vivimos  en grandes desigualdades sociales, en comparación con los pobladores del Pacifico.

Ya para entonces el aroma del rondón, inundaba la casita e Hipólito esperaba sentado en el tambo a su esposa Deborah, quien servía la comida, el Tuba Lupia de Cliffor, sentado junto a su padre Hipolito, con júbilo entonaba de forma solemne un trozo del himno de la Región. “Nuestro grito de júbilo se alce. Por encima de todo dolor, sudor cual rocío se asiente y llene hogares de fruto y de pan, de la vida el retoño vendrá...”


http://bilwiencolores.blogspot.com
Facebook: Bilwi En Colores
Twitter     : @BilwiEnColores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada